El estilo nórdico o escandinavo atrae por su atmósfera relajante, armoniosa y acogedora. El blanco inmaculado, la madera natural y los muebles de diseño funcionales son tendencia desde hace tiempo y nos tienen enamorados a todos. ¿Quieres saber cuál es el secreto de su éxito? A continuación te mostramos porque sigue tendencia como el primer día.

Origen del estilo nórdico

Fuente: pinterest

Nació a principio del siglo XX en los países de norte de Europa: Noruega, Suecia, Finlandia y Noruega. En estso países la luz natural es escasa, sobre todo en los largos y fríos inviernos. Así que una de las características principales del estilo nórdico es contrarrestar la falta de iluminación. Este estilo apuesta por la funcionalidad y la calidad de la materias primas.

Fuente: pinterest

El estilo escandinavo o nórdico estuvo influenciado al inicio del siglo XX por algunos de los movimientos artísticos más destacados que se instalaron en Europa, siguiendo la corriente del Modernismo. A partir de los años 60 las formas orgánicas de los muebles nórdicos están inspiradas en la naturaleza. Se fueron adaptando poco a poco a los nuevos materiales (plásticos y resinas) consiguiendo muebles funcionales y bellos para crear ambientes cálido y acogedores.

El blanco es el color protagonista del estilo nórdico


Fuente: pinterest

La iluminación es fundamental en el estilo nórdico. Por ello los colores claros y sobre todo el blanco es utilizado en paredes, techos, suelos y mobiliario, con el fin de reflejar la luz natural y aportas mayor luminosidad.

Fuente: pinterest

También son protagonistas los colores neutros como el gris pálidos o beige claro. Por su parte los complementos (cojines, alfombras, etc.) son los encargados de poner una nota de color.

Tal vez te interese leer: Colores en la decoración nórdica: ¿cómo utilizarlos?

Materiales naturales en el estilo nórdico

Fuente: pinterest

La madera esta omnipresente no solo en suelos, paredes y mobiliario sino también en los detalles decorativos. Las maderas más habituales son las de tonos claros como el haya o el abedul para conseguir ambientes luminosos y acogedores. Este noble material se combina con piedras, fibras vegetales y textiles naturales como la lana, el lino y el algodón.

Fuente: pinterest

100% natural se impone en el estilo nórdico y los tejidos no son una excepción. El objetivo es envolverse en texturas naturales que nos hagan sentirnos a gusto.

Espacios despejados para conseguir sensación de amplitud

Fuente: hola

Otra de las claves del estilo nórdico es generar ambientes despejados. La sensación de amplitud es muy importante para conseguir un espacio más ordenado y confortable, lo que genera una atmósfera relajante. Los muebles no sen de grandes dimensiones ni demasiado altos para conseguir la ansiada amplitud espacial.

Mobiliario sencillo y funcional

Fuente: delikatissen

El estilo nórdico está en constante evolución sin dejar de lado su principal premisa que es la sencillez. Los muebles destacan por sus líneas rectas y depuradas, combinadas con líneas suaves y orgánicas. Existe un punto de conexión con el estilo minimalista.

Fuente: pinterest

La clave de ambos estilos es conseguir ambientes diáfanos, luminosos y sin artificios innecesarios que puedan romper el equilibrio y la armonía. Pocas piezas pero funcionales.

Fuente: decoracion sueca

Con el fin de conseguir un espacio más acogedor y personal se combina la madera con otros materiales. Esto permite incorporar toques de estilo industrial con piezas de metal, paredes de ladrillo visto… Todo esto se equilibra con las suavidad de los tejidos naturales.

No hay que sobrecargar el espacio con muebles y complementos sino conseguir ambientes limpios, funcionales y prácticos.

Recicla muebles antiguos para adaptarlos a tu hogar. Un sofá de lineas rectsa puede convivir perfectamente con una mesa de madera reciclada o con lámparas «Do it yourself» que aportan un toque rustico.

Fuente: decoracion sueca

Sillones, sillas, aparadores todos con las patas a la vista. Es otra de las características esenciales del mobiliario nórdico. Generalmente son de madera de color natural, ya que añaden calidez al ambiente y es contrapunto ideal para el predominio del color blanco en la decoración escandinava.

Motivos geométricos

Fuente: pinterest

Los estampados con motivo geométricos son muy habituales en el estilo nórdico. Puedes encontrar alfombras, mantas, fundas nórdicas que presentan un estética regular y ordenada.

Fuente: pinterest

Los detalles en color negro son esenciales para el estilo nórdico. Sea cual sea los colores que escojas, introduce detalles en color negro para los complementos y detalles decorativos. Las luminarias en color negro son grandes alidadas de este estilo decorativo. También los marcos de los cuadros, el mobiliario…

Plantas para introducir la naturaleza en casa

Fuente: pinterest

Una planta siempre aporta alegría, calidez y vida al ambiente. La naturaleza es protagonista en el estilo nórdico. Muchos materiales, texturas y motivo decorativos proceden de ella. Las flores y plantas invaden las casa nórdicas creando ambientes más cálidos y acogedores. Las velas no pueden faltar, ya que consiguen atmósferas más envolventes y mágicas.

Puede interesarte leer: ¿Qué plantas de interior complementan una decoración nórdica?

¿Te han parecido interesantes estos consejos para conseguir una decoración nórdica? Espero que sirvan de ayuda para decorar tu hogar con este especial estilo decorativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here