Los frigoríficos son un elemento fundamental en cualquier cocina, tanto desde una dimensión práctica como estética. Con respecto a la primera, será importante optar siempre por frigoríficos que garanticen unos estándares elevados de calidad y que nos aseguren, por tanto, una conservación de los alimentos adecuada. En cuanto a la dimensión estética, la selección de un frigorífico de diseño aportará elegancia a la cocina y al conjunto de la casa, convirtiendo el espacio en un lugar mucho más acogedor.

Así, debido a la importancia de escoger un buen frigorífico, a continuación te presentamos algunos criterios muy útiles para comprar el mejor modelo.

Atiende a las dimensiones

Para acertar con las dimensiones de tu próximo frigorífico, deberás atender al espacio del que dispones en la cocina, así como al número de miembros que componen tu familia. En este sentido, no será lo mismo un frigorífico para una casa donde únicamente vive una pareja que para un hogar donde habita una familia con tres hijos.

De este modo, en cuanto al espacio, deberás tener en cuenta la altura, el ancho y la profundidad de cada modelo, para comprobar que se adapta a la perfección al lugar reservado para él en la cocina. En relación a la capacidad, actualmente existe una gran diversidad de modelos en el mercado: clásicos, de dos puertas, combi o side by side, entre otros.

Observa sus características

En este sentido, deberás poner en relación las características del frigorífico con tus necesidades. De esta forma, podrás optar entre frigoríficos que presenten diferentes diseños interiores y que, por lo tanto, cuenten con distintos compartimentos para colocar la comida. Asimismo, estos compartimentos podrán ser ajustables o fijos y podrán contar, además, con reguladores propios de temperatura, que te permitirán repartir los alimentos de la mejor manera.

Igualmente, en relación a las características, podrás elegir entre diferentes acabados. Los más comunes son principalmente tres: blanco, negro y metalizado. De esta forma, lo más aconsejable es comprar un frigorífico cuyo acabado combine con el resto de electrodomésticos de la cocina, para mantener una misma línea decorativa.

Comprueba su eficiencia energética

Además del diseño, también será importante fijarse en otros aspectos que presentan los frigoríficos y, en general, cualquier electrodoméstico. Así, uno de estos aspectos es la eficiencia energética, es decir, el uso eficiente de la energía por parte del dispositivo. De esta forma, si se adquiere un frigorífico eficiente energéticamente se notará rápidamente en la factura eléctrica, ya que se reducirá el coste de la misma.

Actualmente, existe una clasificación que estipula la eficiencia energética de los electrodomésticos. De esta manera, aquellos que cuenten con una etiqueta A+++, A++ o A+ serán los más amigables mediombientalmente.

Examina su nivel de ruido

Hay pocas cosas más molestas que un electrodoméstico que no deja de emitir ruidos. Por este motivo, será fundamental atender a los sonidos que produce cualquier electrodoméstico y especialmente en el caso de los frigoríficos, ya que éstos permanecen constantemente en funcionamiento. El ruido no debería superar en ningún caso los 40 o 45 decibelios.

Asimismo, también resultará positivo fijarse en si el frigorífico cuenta con luces interiores, que nos permitan coger los alimentos con mayor comodidad y si dispone de un panel exterior con el que regular la temperatura del frigorífico sin necesidad de abrirlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here