La ropa de cama es el principal elemento decorativo del dormitorio y sigue las tendencias que se marcan cada año. Además de comodidad, se buscan diseños que reflejen la personalidad de los habitantes y el estilo de decoración que se haya creado dentro del inmueble. Las fundas nórdicas son las que con mayor frecuencia son elegidas por su gran versatilidad.

El mercado nos ofrece una amplia variedad de ropa para vestir la cama durante todo el año, tanto en los meses más fríos como en los más cálidos, y para algunos resulta complicado elegir la opción más acertada. La selección de fundas nórdicas para cada estación resulta una de las opciones preferidas por el gran público, debido a su versatilidad a la hora de combinarlas con los más diversos estilos. Las fundas nórdicas pueden adquirirse con distintos tipos de rellenos, o sin ellos, por lo que, como ya se ha señalado, su adaptación a los meses de frío o de calor es total.

Máxima comodidad

Las fundas nórdicas llegaron para revolucionar la ropa de cama. Su primera gran baza fue la comodidad que aportan a la hora de hacer la cama, prescindiendo de sábanas, mantas, colchas y edredones. Con una sola prenda, se consigue que la cama quede perfectamente vestida.

Prácticamente todo el mundo está ya familiarizado con las fundas nórdicas y saben que los elementos que la componen son una sábana bajera ajustable, una funda de almohada y un saco, en cuyo interior se mete el relleno nórdico, que es el que aporta el calor necesario y que se comercializa en distintos gramajes en función de la temperatura. Al levantarse por la mañana, tan solo hay que estirar bien el saco y la cama queda perfectamente hecha.

Cambio de decoración cada semana

Otra de las principales ventajas es que ofrece muchas posibilidades decorativas y se puede estrenar dormitorio cada semana. Habitualmente, los hogares cuentan con varios juegos para poder lavar y poner otro mientras tanto. Teniendo en cuenta que la ropa de cama es el elemento principal de decoración de esta estancia, se puede reestrenar dormitorio con asiduidad. Hay tantos modelos como estilos, por lo que el principal problema será decidirse por uno.

Adaptación a los diversos estilos

Cuando hicieron su aparición, se relacionaban con estilos desenfadados y dormitorios juveniles, para parejas o gente joven que buscaban ambientes modernos e informales. En este sentido se buscaban colores fuertes y llamativos para atraer a este público. Pero, con el paso del tiempo, su gran aceptación ha hecho que evolucionen sus diseños y se adapten hasta llegar a vestir los dormitorios más clásicos.

Una vez que el uso de la funda nórdica se ha generalizado y se ha ido imponiendo, el público de mayor edad también se ha visto atraído por esta forma de vestir los dormitorios. En este sentido, los diseñadores han tenido que adaptarse a los gustos por los estilos más clásicos y combinarlos con muebles más tradicionales. Se han introducido colores suaves, dibujos clásicos e incluso basados en tejido que se usaban hace años, como las telas de damasco.

Son colecciones muy atractivas en tonos más suaves para combinar con los dormitorios de toda la vida. Así, un público de mayor edad ha podido sumarse a la tendencia de la funda nórdica y aprovecharse de todas sus ventajas.

Principales ventajas de la funda nórdica

Una de las principales ventajas, la que llevó a popularizar el uso de este tipo de ropa para los dormitorios, es la facilidad que presenta a la hora de hacer la cama. Pero la comodidad no solo se limita a ese momento, sino también cuando hay que lavarla, pues se realiza como si de una sábana se tratase. Esta facilidad le da una mayor higiene al dormitorio, y es que, las mantas o edredones, no se lavan con tanta frecuencia.

Otra gran ventaja es que puede adaptarse a la temperatura de cada época del año, tan solo basta con seleccionar el gramaje adecuado para el relleno. Con tan solo cambiar el interior de este saco, se puede disfrutar de una temperatura adecuada durante todo el año. Incluso en los meses más calurosos puesto que puede usarse sin ningún tipo de relleno, como si de una sábana se tratase.

Es una funda ligera y agradable, ya que se fabrica en tejidos de sábanas, 100% algodón, y el resultado es siempre muy suave y confortable.

Otra característica resaltable es la versatilidad que presenta a la hora de cambiar la decoración de la cama con tan solo cambiar la funda, incluso permite cambiar el estilo si así se desea. Se pueden encontrar en diseños lisos o estampados, a cuadros, florales… por lo que la inmensa variedad de modelos hace que haya para todos los gustos.

En el plano estrictamente económico, resultan más baratas que los edredones, por lo que cualquiera puede cambiarla si se cansa de un modelo determinado o le quiere dar un aire renovado a los dormitorios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here