El espejo modelo TRANBY es uno de los clásicos de IKEA. Uno de esos elementos que están presente temporada tras temporada… Y no es de extrañar, ya que se trata de un espejo muy versátil que se adapta a la perfección a cualquier estancia o espacio.

Los espejos son imprescindibles en algunas estancias, como el baño o el dormitorio. Sin embargo, también son muy útiles en otros espacios, como recibidores, pasillos, etc. Y es que los espejos, en decoración, no sólo sirven para mirarse en ellos -que también-, sino que resultan perfectos para crear una mayor sensación de amplitud en la estancia, para potenciar la luminosidad, para crear sensación de profundidad, etc.

Hoy te queremos mostrar una original e inspiradora idea que te ayudará a adaptar el espejo modelo TRANBY de IKEA a tu decoración. Un idea sencilla y económica que permite darle un ‘toque’ personal.

Tranby

Como puedes ver en a imagen, esa idea consiste únicamente en pintar el borde del espejo. Pintar cada uno de los pequeños espejitos que forman el borde de un color, combinándolos y adaptando los colores al resto de la decoración.

El resultado es un espejo original, con carácter y un toque personal y cierto aire que recuerda las decoraciones árabes.

 

Dejar respuesta