Pros y contras de un frigorífico con dispensador de agua y hielo

Los frigoríficos con dispensador de agua y hielo suelen denominarse también frigoríficos americanos, que tienen un formato similar a los tradicionales combis, aunque con sus diferencias. Tenemos que destacar que los modelos americanos son más bajos que los combis, pero son más anchos y profundos, haciendo que dispongan de una mayor capacidad.  En este caso, aquellos modelos que dispensan hielo y agua contienen ventajas y desventajas que os vamos a comentar a continuación.

¿Qué es un frigorífico con dispensador de agua y hielo?

Este tipo de electrodoméstico tiene una práctica diferencia frente a modelos similares de frigoríficos como son los modelos combi. El agua liberada por el dispensador se filtra dentro del frigorífico y se puede escoger si se desea también hielo y que sea, además, picado. Al tener un dispensador ancho, se puede incluso llevar un vaso o jarra de agua con facilidad. Así mismo, podemos abrir la puerta sin problema para usar el dispensador y disponen de funcionalidades como la tecnología antihumedad y No-Frost para evitar que la humedad afecte a los alimentos.

¿Cuáles son las principales características de los frigoríficos americanos?

Aunque es cierto que las características a nivel técnico que tiene este tipo de electrodoméstico dependen del modelo, la verdad es que poseen, entre todos ellos, características comunes:

  • Dispone de un gran tamaño. Los frigoríficos americanos o con dispensador se destacan por sus amplias medidas, siendo normalmente de 90 cm de ancho de media, más amplio que un modelo estándar de 60 cm. Así mismo, en cuanto a su altura son más bajos, alcanzando de media 1.80 m, al contrario de los combis que llegan a casi los 2 m. Eso sí, son más profundos con una media de 74 cm (frente a los 65 de los combi).
  • Mayor capacidad. Estos modelos cuentan con una capacidad de 282 litros en la nevera y 132 litros en el congelador.
  • Enfriar más espacio. Al tener un mayor tamaño, también han de tener una mayor capacidad de refrigeración. Esta capacidad se va traduciendo en un consumo de energía bastante superior si lo comparamos con otros modelos de frigorífico. Siempre es mejor valorar la etiqueta energética.
  • Son más caros. Son frigoríficos más caros debido a su gran tamaño y capacidad de refrigeración.
  • Cuentan con gran número de funcionalidades que no encontraremos en otros frigoríficos. Como son los dispensadores de agua y hielo, control de humedad, función No-Frost, etc.

Ventajas de un frigorífico dispensador de agua y hielo

Entre las ventajas del frigorífico americano o con dispensador tenemos:

  • Gran tamaño. Dispone de un gran tamaño, por lo que contiene una capacidad grande de 280 litros para almacenar los alimentos, mientras que modelos grandes como los combis pueden albergar hasta los 130 litros. Son ideales para familias con más de 3 miembros.
  • Sensores de humedad. En el interior del frigorífico hay sensores de humedad y temperatura. Eso se puede realizar gracias a los compartimentos que tiene, como son los cajones o baldas. Además, se puede regular la temperatura de cada zona del frigorífico para conseguir enfriar mejor los alimentos.
  • Dispensadores. Suelen tener un dispensador para poder coger agua fría o hielo sin tener que abrir las puertas. Es muy útil en verano.
  • Iluminación. Tienen incorporado bombillas de led que permite iluminar todo el interior del aparato y ahorran energía.

Desventaja del frigorífico americano

Aparte de las ventajas o pros que nos ofrece el frigorífico con dispensador de hielo y agua (o americano), también podemos encontrar una serie de inconvenientes que tenemos que tener en cuenta.

  • Ocupan mucho espacio. Al ser de gran tamaño, también necesitan una gran cocina para poder instalarlos y usarlos sin problemas. Si tenemos una cocina pequeña, no son recomendables porque podría existir obstáculos para abrir las puertas o cajones.
  • No se pueden empotrar. Tienen una ventilación trasera que asegura su correcto funcionamiento. Por lo que, si se tapase dicha salida de aire al empotrarlos en la pared, entonces consumiría más energía para conseguir enfriar los alimentos y, en consecuencia, subiría el coste económico en la factura de la luz.
  • Requieren de la toma de agua. Al tener un dispensador de agua y hielo, estos frigoríficos necesitan estar conectados a una toma de agua, tal y como ocurre con otros electrodomésticos como el lavavajillas o la lavadora.
  • Mayor consumo energético. Al ser un electrodoméstico de gran tamaño, necesita una mayor capacidad de refrigeración y, por lo tanto, consumirá más reflejándose en la factura de la luz.

No cabe duda que escoger un buen frigorífico es fundamental para poder disfrutar de una mayor capacidad de almacenaje y de comodidad. Disponer de un modelo americano también tiene sus pros y contras, por eso siempre tenemos que valorar qué es lo que necesitamos.

Ir arriba