Te propongo cinco ideas para renovar un taburete perteneciente a la serie MARIUS. Si pasaste por Ikea y copraste este taburete seguro que sabrás que son grandes elecciones. Esto lo digo porque este tipo de asiento ocupa poco espacio y además es apilable, por lo que aún permanecerá más recogido.

Si no tienes una casa muy grande y a penas dispones de espacio, los taburetes apilables y asientos similares, son una gran solución para que no haya elementos por en medio de la sala. De esta forma los puedes mantener guardado y sacarlos cuando haya visita. Además el taburete de la serie MARIUS es muy económico, no llega a los 4 euros y dura bastante tiempo.

taburete
Fuente: Ikea

Pero además es muy fácil renovar un taburete de esta serie de Ikea. Aunque puedes escogerlo en varios colores, es una idea renovar el taburete y darle un toque personal ¿cómo? Para ello te propongo cinco soluciones decorativas, a tener en cuenta. Recuerda que dejando volar la imaginación se te ocurrirán muchas.

Ideas para renovar un taburete

1. Pintar el asiento. Escoge el color que más te guste y la pintura adecuada para el material con el que vas a trabajar. Luego pinta el asiento de uno o varios colores. Es una idea que, cuando haya secado la pintura, con un rotulador permanente dibujes algo. También puedes calcar o copiar una letra, una palabra o un dibujo que te guste.

2. Decorar con cuerda. Gracias a los agujeros que tiene el asiento, se pueden aprovechar para decorar con cuerda o bien lanas de varios colores. Realmente puedes crear diferentes diseños introduciendo y sacando la cuerda. La idea es renovar de una forma cómoda, para luego poderte sentar.

3. Utilizar stickers. Estas pegatinas las puedes conseguir en diferentes tamaños. Incluso hay tiendas que te sacan un diseño que hayas creado tu. Pega el stickers en la superficie o zona que quieras. Si te cansas con el tiempo, siempre puedes quitarlo y listo.

4. Pintura de pizarra. No es lo más práctico, pero es una ingeniosa idea que pueden utilizar tus hijos para pintar. En este caso no utilices el asiento para ponerte cómoda, pero puedes dejarlo para tus hijos. La pintura de pizarra queda preciosa, incluso sin que llegues trazar algo con una tiza.

5. Añade un pequeño cojín. Si compras un cojín o una esponja para la superficie lo convertirás en un asiento más cómodo. Además puedes combinar las otras opciones decorativas con estas. Procura buscar un cojín cómodo y redondo, del tamaño del taburete. Por lo demás puedes pintar las patas o cubrirlas con cuerdas… como quieras. ¿Qué más ideas se te ocurren?

Dejar respuesta