Ante cocinas o espacios pequeños en los que se necesita una mesa de comedor, las mesas redondas son una buena opción por varios motivos. Una mesa redonda qye ayudará a horrar espacio y a la vez permitirá que acomodes más comensales que en una mesa cuadrada o rectangular. Además, en espacio pequeños, el riesgo de hacernos daño con una esquina al transitar o pasar por la estancia en la que se encuentra la mesa es alto; sin embargo, con una mesa redonda el riesgo desaparece. Por otro lado, si en lugar de utilizar sillas apuestas por las butacas y concretamente por un modelos que te permita apilarlas, podrás disponer de asientos extra para las visitas y ocasiones especiales en las que sean precisos.

Si se trata de un espacio pequeño, no hay duda,una mesa redonda ofrece muchas ventajas y posibilidades, por lo que se convierte en una opción a valorar. A continuación puedes ver un vídeo de IKEA con consejos y trucos para sacarle el mayor a partido a tu mesa redonda.

Dejar respuesta