Claves para elegir la cama perfecta

¿A quién no le gusta una cama cálida y acogedora para dormir bien? Encontrar la cama perfecta puede ser una tarea difícil, pero no con estos sencillos consejos que te daremos a continuación.

Comprar una cama suele ser una inversión única para la mayoría de nosotros. Es uno de los muebles más importantes de la casa; es lo que nos espera cada noche para descansar y rejuvenecer después de una larga jornada de trabajo.

Una cama cómoda y bien diseñada puede tener un efecto terapéutico en el cuerpo, la mente y el alma. En cambio, una cama elegida a la ligera, de baja calidad o que cruja al tumbarnos puede afectar negativamente a la salud y a la vida diaria. Por lo tanto, debes tomarte tu tiempo y tener en cuenta ciertos factores a la hora de elegir la cama perfecta entre todas las disponibles.

Aspectos a tener en cuenta al elegir una cama

Tamaño

En función del tamaño de tu habitación, el número de miembros de la familia que duermen juntos y la distribución del dormitorio, deberás elegir un tamaño u otro. Aparte de los tamaños estándar, hay varios tamaños intermedios disponibles e incluso puedes conseguir camas a medida según tus preferencias. Para un espacio multifuncional, las camas polivalentes (como los sofá-cama) son una opción ideal para ahorrar espacio.

Montaje

Hoy en día se pueden encontrar en Internet camas totalmente montadas, camas parcialmente montadas y camas para montar uno mismo. Si tienes un presupuesto modesto, puedes comprar una cama desmontada y montarla tú mismo con ayuda de las clásicas llaves de carraca de RS.

En caso de que tengas que comprar una cama grande y de montaje más complejo, intenta optar por una que tenga dos tabiques individuales desmontables desde el cabecero. Esto facilitará el embalaje y el traslado.

Almacenamiento

El tamaño y la calidad del almacenamiento es un factor importante a la hora de elegir la cama adecuada. Una cama con somier de diván es una buena elección, ya que ofrece la ventaja de disponer de cajones de almacenamiento adicionales. Los cajones de almacenamiento deben ser fáciles de abrir y limpiar, estar bien acabados, tener bisagras suaves y resistentes y disponer de espacio suficiente para satisfacer tus necesidades de almacenamiento.

Si necesitas más espacio de almacenamiento, piensa en una cama otomana. Es el mejor tipo de cama para habitaciones pequeñas, ya que ofrece mucho espacio extra para guardar tus objetos personales.

El estilo

La forma, el estilo, la construcción y el atractivo estético de la cama son factores importantes a la hora de tomar la decisión final de compra. Debe estar en armonía con el resto de la decoración de tu hogar y, sobre todo, combinar con los gustos y el mobiliario existente en tu dormitorio.

Material

Las camas están hechas de diferentes tipos de material. El material utilizado en el armazón de la cama determina todo el acabado, el tacto, la resistencia y el aspecto de la misma. La madera, el latón, el bambú, la caña, el acero inoxidable y el hierro forjado son materiales populares para este tipo de mueble. En general, asegúrate de que el material sea de gran calidad, resistente y duradero.

Calidad

Asegúrate siempre de invertir en calidad. La cama es un mueble que se utiliza con regularidad, de forma intensiva y durante mucho tiempo. Tiene una relación directa con tu práctica rutinaria, tu actividad física, tu tranquilidad y tu salúd. Por eso, desde el somier hasta las sábanas, todo debe ser de buena calidad. Busca materiales comparativamente más resistentes y duraderos.

En este sentido, nada supera a las camas de madera. Pero a veces, las camas de madera pueden tener un coste, sobre todo si están hechas de madera maciza. Así que comprueba bien el origen y la calidad de la madera para asegurarte de que merece la pena el precio.

Combinación con el colchón

Este es otro punto crucial que hay que tener en cuenta al comprar una cama. Después de averiguar cómo elegir el somier, es hora de pensar en el colchón. Tienes que tener siempre presente que tu cama y tu colchón deben trabajar juntos, y nunca compres uno sin pensar en el otro. Si prefieres un colchón de muelles, decídete por una cama de muelles. Los colchones de espuma suelen ser ideales para combinar con somieres. Un colchón de buena calidad es la clave de una cama cómoda.

Además, no olvides probar antes de comprar. Elige tu cama no sólo mirándola, sino tumbándote en ella. Los requisitos de una cama varían de una persona a otra, por lo que debes sentirte realmente cómodo con tu decisión final. Las tiendas de muebles suelen permitir a los clientes sentarse o tumbarse en una cama para probarla. Si vas a compartirla, lo mejor es que la elijas junto con tu pareja para asegurarte de que la cama es adecuada para ambos y no habrá lugar para arrepentimientos.

La mejor cama no tiene por qué ser la más cara, pero tampoco la más barata. Recuerda, comprometer la calidad al elegir tu cama significa comprometer los beneficios para tu salud a largo plazo.

Sobre el autor

Scroll al inicio