En general, el estilo nórdico nació de la mano de los países del norte de Europa a principios de siglo XX, dándole un toque personal a las decoraciones de sus hogares. Este tipo de decoración se centró en darle vida a ambientes mucho más cálidos y otorgar sencillez y naturalidad a los ambientes.

Dinamarca, Suecia y Finlandia son algunos de los países que se vieron comprometidos en la creación de esta tendencia de decoración, la cual se ha extendido por el continente, contribuyendo a que muchas personas quieran darle un toque nórdico a sus hogares, oficinas y demás lugares. Ten presente que debido a que los países del norte cuentan con poca presencia solar en algunas épocas, su decoración se centra en colores claros que atraigan la luz y suavicen el entorno.

Muchas personas pueden pensar que el estilo nórdico es aburrido, puesto que invita a que se tengan en cuenta colores claros, como el blanco o el pastel, para muebles, paredes y suelos. Sin embargo, este estilo establece que los aportes de colores deben venir de accesorios como alfombras, cojines y mantas, logrando que el contraste sea interesante y que puedas jugar con todo el conjunto.

Si aún no te sientes convencido para probar este tipo de decoración, te daremos algunas claves para que puedas hacerlo de manera adecuada.

Formas sencillas

Una de las principales características de los muebles de diseño nórdico es que deben mantener las líneas rectas aunque combinándolas con suaves curvas que hagan resaltar el conjunto. Ciertamente, esto parece contradictorio, pero hace referencia a comprar artículos con estilo que permitan tener un espacio limpio y que sea funcional.

Es por ello, que los muebles de este tipo, siempre mantienen una forma adecuada que combine con todo el conjunto pero que no sea aburrida ni simple.

Combinación de estilos

La decoración nórdica permite que puedas crear ambientes con piezas de aspecto interesante como el vintage o el industrial, las cuales le den carácter a una habitación y den a conocer tu personalidad.

En este sentido, puedes decantarte por restaurar una pieza antigua para combinarla con la decoración o buscar algunas opciones diferentes en tiendas de chollos de hogar, donde podrás encontrar una gran variedad de accesorios como lámparas de techo o de pie, que puedan mantener tus áreas bien iluminadas y le aporten un toque especial a cada estancia.

Motivos geométricos

Otro punto que puedes explotar en este tipo de decoración es la geometría de las cosas. Puedes jugar con formas que combinen entre sí y creen estancias con aspecto ordenado y encantador.

Un ejemplo claro de ello, es elegir sillas decoracion nordica que mantengan el estilo. En este punto, podemos hablar de las sillas de madera, el cual es un material muy utilizado en el diseño nórdico o el uso de sillas redondeadas, dándole un toque de geometría a todo el conjunto de tu comedor, para que resalte sin ser recargado.

Vida a los sitios fríos

Puede que la parte más fría de la casa sea el baño, puesto que no sólo es el sitio donde te bañas y haces otras cosas, sino que este lugar siempre tiene la tendencia de ser blanco, dando lugar a un estilo frío.

En este sentido, puedes agregarle algo de calidez, con elementos como nuevos muebles de baño que pueden ser de madera o que agreguen algún toque de color en el sitio en el que se encuentren. Recuerda que el objetivo es que sean del tamaño adecuado para no hacer que el lugar se vea recargado.

También, puedes optar por colocar una planta, dado que la naturaleza tiende a brindar mucha calidez en cualquier lugar donde esté.

La decoración nórdica puede ayudarte a crear espacios mucho más abiertos y estancias que se vean con mayor espacio, por lo que te animamos a probarlo y disfrutar de todo lo que tiene para ti, este estilo de decoración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here