Ya es oficial: el verano ha llegado a su fin. Y no, esto no solo se percibe por la vuelta al cole o a la oficina, pues la decoración en los hogares y las tiendas da cuenta de ello. Así, los escaparates y las páginas web de las principales tiendas de decoración, como Bandera Vivar, se han llenado de colores cálidos, mantas y madera.

hogar acogedor

Aunque conseguir un estilo otoñal no es difícil, en ocasiones puede parecer complicado adaptar nuestro estilo personal a las diferentes estaciones del año.

Si a ti también te ocurre, has llegado al sitio ideal. En los próximos minutos te vamos a contar los principales trucos de la decoración de otoño y cómo adaptarla a tu hogar. ¡Vamos allá!

Abriga tu hogar

Aunque todavía no hace un frío excesivo, la llegada del otoño supone una bajada generalizada de las temperaturas, especialmente durante las noches. Esto fomenta que sea necesario recuperar todo aquello que ha permanecido guardado durante el verano: mantas, alfombras, ropa de abrigo, etc.

Todos estos elementos pueden convertirse en objetos decorativos si los colocamos en lugares específicos. Por ello, nuestra recomendación es que juegues con los colores, siempre adaptándolos a tu estilo personal.

Luz natural y luz artificial

El otoño también supone menos horas de luz y un cambio en el huso horario. Si en el verano hemos bajado las persianas durante todo el día para evitar el calor, en otoño apostaremos por lo contrario. Además, no podemos olvidar que la luz es un elemento imprescindible para obtener calidez en el hogar.

Por ello, intentaremos extraer todo el partido posible a la luz natural. Si tienes que cambiar el orden del mobiliario, nuestro consejo es que lo hagas. Intenta que las horas de luz natural sean aprovechadas lo máximo posible.

En los lugares en los que la luz natural no penetre, coloca lámparas o espejos que aporten luz. Por ejemplo, los muebles recibidor, además de ser increíbles objetos decorativo y sumamente útiles, pueden servir para colocar lámparas o espejos y aportar calidez al hogar.

Cortinas y velas

Si hay algo que caracterice la decoración otoñal, esto son los pequeños detalles. Las cortinas pueden ayudar a transformar la luz que entra en nuestro hogar y aportar un matiz acogedor. Por ello, se recomiendan los tonos cálidos y claros (beige, blanco marfil, etc.). Además, y con el fin de obtener puntos de luz y aroma en las habitaciones, el uso de velas mantendrá nuestro hogar con una frescura y decoro puramente otoñales.

Puntos clave

Aunque usualmente solemos olvidarlos, existen dos espacios importantísimos en el hogar: los recibidores y los pasillos. La decoración en estos espacios debiera ser incluso más importante que en otras habitaciones, pues son áreas que todos los visitantes atraviesan para acceder al hogar.

Los recibidores nórdicos son ideales para decorar la entrada. Estos muebles pueden servir para decorar y, al mismo tiempo, ser puntos de utilidad únicos. Objetos como las llaves, la cartera y otros elementos pueden colocarse en sus cajones.

Por su parte, los pasillos son lugares de paso. Los decoradores suelen apostar por el uso de cuadros y alfombras, objetos que no molestan a los habitantes. Con el fin de aportar un toque otoñal, podemos utilizar alfombras o cuadros con tonos cálidos y desenfadados, como mostazas, burdeos o incluso verdes.