El estilo nórdico es perfecto si buscas que tu dormitorio te proporcione la tranquilidad y relajación deseada cuando vas a descansar. Siguiendo las pautas marcadas, lo puedes decorar con muy poca inversión y aprovechando al máximo muchas de las cosas que ya tienes por casa.

Dormitorios nórdicos
Fuente: Delikatissen

El dormitorio es una estancia que tiene muchísima importancia en cualquier hogar, ya que es el lugar destinado al descanso, aquel en el que debes reponer energías cada día para afrontar el siguiente a tope. Por lo tanto, es indispensable que lo decoremos de forma que nos permita disfrutar de un espacio relajado, sin distracciones ni estridencias.

Y si buscamos un estilo relajado, no cabe duda de que el estilo nórdico es una de nuestras mejores opciones. Su claridad y minimalismo encajan perfectamente en una estancia en la que se busca el descanso, por lo que te proporcionará un ambiente lleno de equilibrio y armonía. Los dormitorios de estilo nórdico son tendencia y tienen un montón de ventajas si sabes aplicar sus claves y detalles de forma correcta.

¿Qué es lo más importante?

Siempre que hablamos de este estilo remarcamos la importancia de la iluminación, imprescindible para lograr el efecto deseado. En los países del norte de Europa, de donde procede este estilo, no suele haber mucha luz natural, por lo que se introducen todos los elementos necesarios para potenciarla, añadiendo además la artificial en los puntos más adecuados.

Los dormitorios de estilo nórdico son perfectos si tienen grandes ventanales, así aprovecharán lo máximo posible cualquier rayo de luz y se reflejará la claridad en cualquier rincón, por poca o mucha que sea. Pon algún espejo frente a una ventana para que la luz se potencie y parezca que hay más de la que en realidad habrá.

Dormitorios nórdicos
Fuente: DecoNordica

No utilices cortinas ni persianas, ya que taparías la luz de la ventana. En todo caso, puedes utilizar las primeras pero en tonos muy claros para que no impidan el paso de la luz natural o le resten intensidad.

¿Qué colores se utilizan?

Dormitorios nórdicos
Fuente: Hermanas Bolena

Si hablamos de decoración nórdica, sin duda el color que triunfa es el blanco, sea cual sea la estancia. No solo aporta luminosidad, también belleza y armonía, aspectos muy importantes en este estilo y en cualquiera en general. En techos y paredes puedes utilizar colores neutros, pero siempre en las tonalidades más claras posibles. En cuanto al suelo, lo mejor es poner madera clara o bien pintarlo de blanco. Últimamente se están empezando a ver suelos negros en este estilo para lograr un contraste cromático, y los resultados son muy interesantes.

¿Y el mobiliario?

En lo que a los muebles se refiere, destacamos los diseños sencillos y las líneas rectas, teniendo a la madera clara como principal protagonismo para lograr un ambiente natural y confortable. No sobrecargues el dormitorio con muchos muebles, céntrate en los que realmente necesitas, que serán la cama, mesilla de noche y armario, y quizás una silla o una cómoda, lo que consideres y puedas poner sin que te coma mucho espacio.

Dormitorios nórdicos
Fuente: Decorablog

Los colores más recomendados para los muebles en los dormitorios de estilo nórdico son los tonos madera claros, grises suaves, marrones y blancos, recordando siempre que lo mejor es utilizar la tonalidad más clara. Puedes utilizar piezas retro o vintage, es una mezcla de estilos que combina a la perfección y te permite disfrutar de un ambiente único y perfecto para una estancia en la que necesitas tener sensaciones positivas.

 

¿Cómo tienen que ser los textiles?

Los textiles son un complemento que le dan un ambiente muy particular a la estancia en cuestión, capaces de darle la personalidad deseada con tan solo un par de detalles. Una buena elección deja resultados espectaculares, mientras que elegir simplemente unas cortinas inadecuadas puede arruinar la decoración de todo el dormitorio.

Como hemos hablado anteriormente, las cortinas tienen que ser en tonalidades muy claras para que pueda pasar la luz, y preferiblemente en un tejido que impida pasar el calor pero sí deje entrar la luz natural. Esta regla de la claridad debes aplicarla también en alfombras, mantas, cojines o fundas nórdicas. Elige diseños relajados que te provoquen buenas sensaciones, como los floreados, por ejemplo.

Como ves, las reglas para decorar dormitorios de estilo nórdico son muy básicas, y su aplicación es muy sencilla, así que en muy poco tiempo puedes conseguir resultados espectaculares que te aporten lo que realmente buscas en esta estancia. Si sigues los pasos a rajatabla, tu habitación tendrá una personalidad única, por mucho que siga un estilo que marca tendencia y utilizan millones de hogares en todo el mundo.

¿Conocías ya el estilo nórdico? ¿Te gusta para tu hogar? ¿Lo tienes ya en alguna estancia? ¡Comparte tus gustos y experiencias con nosotros!

Dejar respuesta