Cuando pensamos en nuestro proyecto de hogar, cuando tenemos un inmueble vacío y nos paseamos por él para ver si nos lo quedamos, cuando decidimos que la ubicación es perfecta, las calidades aceptables y damos el paso para adquirirlo, siempre y en todo momento ronda en nuestro pensamiento el tipo de decoración que queremos darle a esas paredes, suelos y habitaciones desnudas para sentirnos, con el paso del tiempo, en nuestro rincón en el mundo.

La decoración de nuestra casa es fundamental para sentirnos cómodos, para que nuestra mente se relaje y consiga desconectarse de los problemas del exterior, laborales y sociales, sentirse rodeado de las cosas bellas y hermosas que gusta contemplar. No en vano el término decoración deriva del latín decoratio, referido a la tarea de decorar, que significa así mismo, embellecer o adornar.

La decoración de ambientes nos ha acompañado desde que la humanidad tiene memoria, aunque en la actualidad no todos son aptos para el uso en los hogares.

Estilos decorativos según la época

Las corrientes decorativas que a día de hoy se utilizan en numerosas viviendas pueden dividirse en tres periodos históricos básicos; el clásico, el siglo XX y el siglo XXI, aunque de estos dos últimos hay algunos que son compartidos, como es el estilo retro y el vintage, estilos que se diferencian básicamente en que en el segundo se utilizan muebles diseñados en la actualidad, pero con la estética de épocas pasadas. Por ejemplo, en la dirección web https://todovintageyretro.com/cocinas/, vamos a poder adquirir elementos decorativos para cocinas estilo retro, mientras que si hablamos de estilo vintage se consigue con elementos y muebles propios de la época. En esta misma dirección web podremos comprar electrodomésticos vintage que le darán un toque realmente diferente a tu cocina.

Estilo clásico

En cuanto a los estilos, el Clásico se diferencia, a su vez, en dos estilos bien diferenciados, el francés y el inglés. El francés puede subdividirse en estilos como el Luis XIII (asientos torneados, armarios en diamante y cofres de ébano), Luis XIV (muebles con decorados en bronce, camas con dosel, consolas con espejo, lámparas de araña, candelabros…), Luis XV (Rococó, estancias más pequeñas y sobrecargadas, muebles con colores claros, cómodas con patas altas, cama turca…), Luis XVI (Con inspiración en el arte griego, líneas rectas y simétricas, adornos dorados en muebles blancos, muebles de caoba).

El inglés, por su parte, se compone del estilo Gregoriano (basado en la simetría y en la proporción con paredes empapeladas, lámparas de araña y orejeras), el Victoriano ( en el que se hace presente el amor a la naturaleza, con un mobiliario muy ornamental y plantas de interior) y, por último, el Eduardino (con líneas curvas en el mobiliario, alfombras de tipo oriental y vidrieras de colores).

Siglo XX

La decoración en el siglo XX se abriría con la corriente conocida como Arts and Craft o Art Noveau durante la segunda década de este siglo, en el se da una vuelta a lo artesanal, dando importancia a las formas orgánicas propias de la naturaleza. En la actualidad, este estilo sigue teniendo muchos seguidores, comprar mesas de roble natural, es tendencia en el mundo, pues lo es la conservación del medioambiente. Comprar muebles ecológicos y sostenibles combina a la perfección con este estilo estético de decoración que puede recurrir fácilmente a elementos de madera de roble sin barnizar libre de químicos tóxicos para darle un ambiente natural a las estancias muy acogedor.

En la misma década aparecería un estilo artístico que compartiría sus proyectos con el mundo de la decoración. Se trató del movimiento Bauhaus, en el que se usan colores primarios y se innova en la forma de los objetos, fusionando creatividad artística con funcionalidad. En las siguientes dos décadas, de 1920 a 1940 se impone la corriente artístico decorativa conocida como Art Deco, un estilo ecléctico inspirado en culturas tan dispares como los indios americanos, el antiguo Egipto o el clasicismo. Destacó especialmente por conseguir un estilo geométrico de colores vibrantes.

A mediados de siglo (1950- 1960) irrumpe con fuerza el Pop Art, encabezado por el carismático Andy Warhol, el inquieto David Hockney, el dibujante de comics Roy Lichtenstein o el singular Keith Haring, que darían color, textura con nuevos materiales e imaginación a raudales en las paredes de todo el mundo, creando el estilo futurista.

El Postmodernismo sería la última entrada decorativa de este siglo. En contra de lo racionalista, se vienen incorporando elementos completamente irracionales, sensuales e incluso humorísticos, con el uso de colores muy intensos y gran contraste entre los materiales.

Siglo XXI

Este siglo recibiría al minimalismo, tan frecuente en la actualidad, reduciendo la cantidad de objetos para decorar, al mismo tiempo que realiza una mezcla de todos los estilos anteriores. El estilo Industrial también se abre hueco en este siglo, convirtiendo en fábricas con espacios diáfanos los hogares, y sobre todo destacamos el estilo nórdico, originario de Suecia, Noruega y Dinamarca, considerado como uno de los más bellos y populares del mundo en la actualidad, es sencillo, funcional y cómodo.

Otros estilos que marcan la tendencia en este último siglo son el Mid-Century Moderno, Naútico, el Bohemio o Boho Chic, Granja o Framhouse Chic y el clásico renovado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here