Aún son muchas las personas que siguen utilizando una bañera en lugar de cambiarla por un plato de ducha, aunque también hay casos en los que disfrutan de las dos opciones. Lo que no todo el mundo conoce es que cambiar la bañera por un plato de ducha puede traer importantes beneficios, más cuando vamos siendo mayores y empiezan los achaques de la edad.

Las bañeras han sido utilizadas durante mucho tiempo de manera habitual, muchas veces por los más peques de la casa. No por ello son la mejor opción para una óptima higiene diaria ni para un práctico aprovechamiento del espacio. Su excesivo consumo de agua y su falta de hábito en el uso de las personas han llevado a las bañeras a un segundo plano respecto a las duchas.

Las duchas ocupan menos espacio que las bañeras, lo cual es considerado una gran ventaja. Otras ventajas que pueden aportar las duchas respecto a las bañeras son su rapidez y facilidad de uso, su practicidad y comodidad, su mantenimiento de la temperatura acumulada, su excelente capacidad de ahorro y su sencilla y rápida limpieza. También supondrán una gran ayuda en respecto a las personas mayores puesto que su acceso es más sencillo y menos arriesgado de cara a resbalones o tropiezos.

En el caso de que decidas dar el pago y cambiar tu vieja bañera por un plato de ducha, lo que te recomendamos es que elijas una empresa experta donde poder elegir todo tipo de platos, como es el caso del portal Platosdeducha.online.