En lo que llevamos de año ya hemos podido comprobar algunas de las innovaciones más destacadas en el mundo de la decoración. Pequeñas y grandes empresas del sector han lanzado sus nuevas líneas de productos para el hogar en las que tienen lugar bastantes cambios en relación con el año pasado.

Colores como el Living Coral prometen estar muy presentes durante este año y los aires orientales de inspiración japonesa o la decoración de vegetación frondosa y selvática son algunas de las novedades más interesantes de este año. En cualquier caso existe una tendencia por encima de todas las demás, especialmente en la decoración de salones: el salón nórdico en toda su esencia.

La decoración nórdica lleva muchos años entre nosotros y su influencia en las líneas de decoración de las empresas del sector más reconocidas está bastante contrastada. Pero quizás la explosión que durante este año está experimentando los salones nórdicos no ha sido vista con anterioridad, y es que están relegando a un segundo plano cualquier otra línea decorativa para salones.

Pero, ¿qué aspectos de los salones nórdicos están más de moda?

Los salones nórdicos, sencillos pero prácticos, son perfectos para la gran mayoría de hogares y han tenido una gran aceptación por parte de los españoles. Si bien algunos elementos característicos de los salones nórdicos ya llevan años entre nosotros, las expectativas de este año van más allá y pretenden llegar hasta los detalles que a priori pasan más desapercibidos.

Uno de los aspectos más interesantes durante este año es el mayor protagonismo de suelos y paredes. Los suelos de los salones nórdicos son generalmente de madera en tonos claros o con baldosas, que pueden ser claras pero preferentemente oscuras con tonos negros o grises. Lo importante es lograr un contraste entre el suelo y las paredes que logre armonizar la imagen del salón, evitando darle demasiada iluminación pero también dejarlo muy apagado.

Los tonos pastel, el azul, el gris o el blanco son algunos de los colores más habituales en la decoración de salones nórdicos. Tan solo hay que jugar con la imaginación y crear un ambiente discreto pero funcional en el que las paredes sean un elemento decorativo más del espacio. 

Si bien a la hora de hablar de salones nórdicos el gran protagonismo lo suelen tener los muebles y los elementos de decoración, durante esta temporada serán los elementos más olvidados como los suelos y las paredes los que acaparan la mayor parte de las novedades.

Salones low cost sin renunciar al diseño

Una de las cualidades más interesantes de los salones nórdicos respecto a cualquier otro estilo decorativo, es que resultan mucho más económicos en su conjunto. Los salones nórdicos permiten disfrutar de un espacio en el que el diseño es el principal protagonista, pero no por ello hay que realizar un desembolso económico importante.

Esto es así gracias a que este tipo de salones no necesitan una fuerte inversión en muebles, ya que son espacios que se caracterizan por ser diáfanos y no sobrecargados; y porque no necesitan de objetos decorativos especialmente llamativos. Usar cuadros ligeros con fotografías o imágenes sencillas y sobrias, apostar por incorporar alguna planta verde de interior o jugar con los cojines y sus fundas para aportar mayor creatividad al espacio son algunos de los trucos económicos y sencillos para decorar los salones nórdicos siguiendo un concepto low cost.

Esto sin duda tiene una gran repercusión a nivel comercial, y es que en un momento en el que los precios de las viviendas están por las nubes se hace necesario encontrar formas más económicas de decorar las viviendas sin renunciar a disfrutar de un espacio que responda a ciertos estándares de diseño y ambientación. Es sin duda una de las grandes claves del éxito de los salones nórdicos, que durante este año vivirán sin duda su etapa de mayor esplendor en la mayoría de tiendas y ecommerces de decoración y muebles para el hogar.

Como se puede comprobar, no son pocos los motivos por los que los salones de inspiración nórdica son quizás los más exitosos del mercado en la actualidad, y es que es la mejor forma de lograr un salón funcional, práctico y moderno de una forma económica y sin demasiadas complicaciones en cuanto a estilo o elementos decorativos.

Dejar respuesta