Con esto del confinamiento, muchos hemos tenido que improvisar un pequeño despacho en nuestro hogar para teletrabajar de forma cómoda. En vista de que esto de desempeñar la jornada laboral desde nuestro propio domicilio va para largo, no es mala idea designar desde ya una habitación para dicho menester. Así que, ¿por qué no ponerla a tu gusto? Si te apasiona el diseño industrial y quieres decorar una habitación que has destinado como oficina en tu casa con este estilo, te damos unos cuantos consejos para que luzca increíble.

Iluminación

Al ser un despacho, procura siempre disponer de luz natural. Cuantas más ventanas tengas al exterior, mucho mejor. Pero en los casos que esto no sea viable, hazte con unas cuantas lámparas vintage y ponles bombillas de luz cálida de las que se ven los filamentos, también llamadas bombillas decorativas. Esto ayudará a dar esa atmósfera íntima que tanto caracteriza a este estilo de decoración.

Ojo, también es importante colocar un flexo dirigible de luz blanca cerca del escritorio para aquellas operaciones en las que necesitemos luz para ver algo concreto.

Mobiliario

Los muebles del estilo industrial se caracterizan por ser 100% funcionales, sin florituras ni adornos. Es decir, evita aquel mobiliario que no sirva en su totalidad a su propósito.

Por lo general este estilo se decanta por los muebles de madera, casi siempre de color oscuro, un pelín envejecida y tratada. Si además cuentan con elementos metálicos en las patas o en las repisas, como forja negra y demás, mejor que mejor. Contruibuirá a dar ese aire de fábrica neoyorkina de los años 50.

Para los asientos, yo te recomiendo que escojas el cuero como material principal ya que potenciará esa sensación de calidez. Si no sabes de qué color elegirlos, ya sabes que a la hora de decorar, los contrastes dan mucho juego. Por eso, si puede ser, decántate por colores que se salgan de la tónica general del despacho. El amarillo huevo, el turquesa e incluso el granate, suelen funcionar muy bien.

Paredes

El clásico de los clásicos en este estilo, sin duda alguna, es la pared de ladrillos. Nunca falla. Pero no hace falta que tengas que llevarla a cabo en tu oficina si no te gusta. Existen otras opciones como las paredes de hormigón pulido, de pizarra e incluso las hay de ladrillos, pero pintadas de blanco. El quid es que se vea rústico y, aparentemente, sin tratar. Por ello, si hay alguna tubería o conducto que cruce alguna parte de la sala, no intentes taparlo, déjalo a la vista. Ya verás qué bien queda.

En cuanto al color de las demás paredes. Lo suyo es optar por por un color blanco o gris, que haga destacar lo oscuro de la decoración. Y para el techo, mi recomendación es que le des un negro mate. Sí, ya sé que asusta el hecho de poner un color tan fuerte a una habitación. Pero en conjunto verás como todo funciona.

Y hasta aquí nuestro artículo sobre cómo decorar un despacho de manera industrial. Esperamos que te haya servido de ayuda y sepas cómo plantear la decoración de tu nueva oficina.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here