Si buscas un estilo que te aporte luminosidad, personalidad y un ambiente único en cualquier estancia de tu hogar, el estilo nórdico es uno de los más adecuados. Aquí tienes las claves para saber aplicarlo con eficacia.

estilo nórdico
Fuente: Deconórdica

El estilo nórdico es uno de los estilos decorativos más rompedores y exitosos de los últimos años, ya que aporta tanto que le sacas partido en cualquier estancia de la casa, por pequeña o grande que sea. De hecho, su éxito se debe, en parte, al que también tienen las tiendas nórdicas, especialmente suecas, en nuestro país.

Aunque en un primer momento pueda parecer que se trata de un estilo muy frío que aporta demasiada seriedad, lo cierto es que la realidad es completamente diferente. Es un estilo muy luminoso, limpio, minimalista y lleno de personalidad, especialmente si sabes aprovechar al máximo sus puntos fuertes y convertirlos en las señas de identidad de tu propio hogar.

¡Iluminación al poder!

Una buena iluminación es la principal clave para que este estilo pueda proporcionarte lo que buscas, y debes empezar por aprovechar todo lo que puedas la luz natural. Elige cortinas en tonalidades claras y tejidos finos para que el Sol pueda colarse por toda la casa, iluminando pero no quemando con los rayos.

estilo nórdico
Fuente: Icono-Interiorismo

La iluminación artificial es igualmente importante, así que utiliza lámparas de techo, de sobremesa, de pie… además de los puntos de luz que consideres oportunos para poder iluminar bien tu hogar. Lo más recomendable es apostar por bombillas de bajo consumo, y aún así encenderlas únicamente cuando sea necesario. De cualquier manera, la iluminación contribuye en gran medida a que este estilo sea un éxito.

¡Decoración práctica!

En muchos estilos decorativos se utilizan un gran número de elementos para decorar, tanto funcionales como puramente ornamentales, pero en el estilo nórdico no es así. Es un estilo muy práctico, por lo que debes decorar únicamente con lo que consideres necesario, sea la estancia que sea.

estilo nórdico
Fuente: OpenDeco

Elige muebles y elementos decorativos que realmente cumplan una función, que sirvan para algo más que para “estar ahí decorando”. Lógicamente, puedes introducir objetos cuya única función sea la de decorar, pero no sobrecargues el ambiente, es mejor que se vea despejado, minimalista.

¿Qué materiales se utilizan?

Si hay que destacar un material para que el estilo nórdico triunfe en cualquier estancia, no cabe duda que será la madera, especialmente en tonalidades claras. Estos tonos son los más habituales en los países nórdicos, así que el lógico que su decoración se centre en ellos. La madera no tiene por qué ir en solitario, suele verse acompañada de otros materiales, como fibras naturales, mármol o metal, entre otros.

¡Blanco radiante!

estilo nórdico
Fuente: Tudecora

En lo que a colores se refiere, el gran protagonista es el blanco, algo obvio si tenemos en cuenta lo importante que es que los espacios sean luminosos y la madera en tonos claros. Utiliza el blanco en los lugares más importantes, dejando otros colores para textiles y pequeños detalles, pero siempre en tonalidades claras. De todas formas, este año las firmas están empezando a apostar por introducir colores como el negro o el gris en este estilo, y parece que están teniendo mucho éxito.

¿Cómo es el mobiliario?

Al hacer tanto frío en los países nórdicos durante el invierno, quienes allí viven pasan mucho tiempo en casa, por lo que siempre buscan muebles funcionales y prácticos que les proporcionen todo lo que necesitan. Las piezas modulares son una excelente opción ya que ofrecen prestaciones muy interesantes y dan mucho juego, tanto a nivel funcional como decorativo.

estilo nórdico
Fuente: Deliatissen

¿Y para decorar?

Aunque se recomiendan pocos elementos decorativos, está claro que también tienen su protagonismo. En otoño-invierno, cuando todo está más oscuro y no hay tanta luz natural, lo mejor es poner unas cuantas velas en diferentes puntos de la casa, aprovechando además para dar un toque de color con ellas. En verano predominan floreros y jarrones para que haya plantas y flores, invitando así a la naturaleza a entrar en el hogar y ocupar un lugar privilegiado en él.

¡Personalízalo!

Como en cualquier otro estilo decorativo, en el estilo nórdico también puedes cambiar los aspectos que consideres necesarios para personalizarlo y que te haga sentir bien en cada estancia. Eso sí, no lo distorsiones tanto que no se parezca en nada a lo que tiene que ser. Combinarlo con el estilo minimalista es una excelente alternativa para garantizarte buenos resultados.

Si aplicas todas estas claves, te aseguro que te quedará genial. A mí me encanta, y creo que tarde o temprano lo tendré en alguna estancia de mi casa, probablemente en el salón. De momento, he ayudado a un familiar a aplicarlo en su casa y los resultados me han sorprendido tan positivamente que me he enamorado de este estilo. ¿Y tú? ¿Lo tienes o quieres tener en tu hogar?

Dejar respuesta