El cabecero modelo MANDAL de IKEA, resulta muy práctico ya que cuenta con varias baldas regulables que permiten ser colocadas a la altura deseada dentro del cabecero. A pesar de que se trata de un cabacero muy cómodo y funcional, lo cierto es que resulta un tanto simple, especialmente si se le quiere otorgar a la cama todo el protagonismo a la hora de decorar la habitación. Aunque, eso tiene fácil solución…

MANDAL

Si un sólo cabecero te sabe a poco, ¡coloca dos! Sí, sí, dos cabeceros, uno sobre otro. Y el resultado será el que puedes ver en la imagen superior.

De esta manera se consigue un cabecero mucho mayor, dando una mayor relevancia a la cama dentro de la decoración y consiguiendo también una mayor capacidad de almacenaje, ya que las baldas se multiplican.Además, en este caso, para integrarlo en el resto de la decoración, también se le ha aplicado un barniz oscuro o betún de judea sobre la madera, algo que resulta muy sencillo porque la madera de este cabecero viene sin tratar.

El resultado, a la vista está, es espectacular. Con una sencilla idea se ha logrado un cabecero más original sin renunciar a la funcionalidad.

El cabecero MANDAL permite regular tanto en altura como a lo largo del cabecero, las baldas que incluye, permitiendo ser utilizado en camas de hasta 1,60 m de ancho. Su precio es 139€.

Dejar respuesta