El mundo de la decoración es muy amplio gracias a que hay muchos estilos, y si además los combinas entre sí, habrá muchas más posibilidades para conseguir ambientes espectaculares y perfectos para lo que buscamos. La decoración vintage triunfa en los últimos años gracias a sus detalles, y en este caso, la combinaremos con la nórdica para conseguir una mezcla única.

Decoración vintage
Fuente: Boho Chic Style

El vintage y el nórdico son dos estilos que encajan a la perfección y se pueden combinar en cualquier estancia de la casa, ya que en todas ellas les puedes sacar partido para conseguir resultados únicos y con muchísima personalidad. Combinaciones sorprendentes y llenas de magia gracias, por ejemplo, a lo blanco y minimalista del nórdico y las piezas tan características del vintage.

Decoración vintage y nórdica

El ambiente que se respira en una estancia en la que hay decoración vintage es fantástico, o al menos así me lo parece en vista de sus características y mi propia experiencia con él. En cuanto al nórdico, en Decoración Sueca hemos hablado en varias ocasiones de sus innumerables encantos, así que es lógico que esta combinación de estilos triunfe en todo el mundo.

Claves de la decoración vintage

Para saber combinar dos estilos es muy importante conocerlos por separado, analizando así sus características para decidir cuáles queremos combinar y sacarle un mayor partido. La principal característica de este estilo es que utiliza elementos de otras épocas, con estética antigua. Veamos las claves más interesantes de la decoración vintage:

Decoración vintage
Fuente: Boho Chic Style
  • Colores: los más característicos del estilo vintage son los neutros y suaves, como blancos, marrones, rosas o rojizos.
  • Materiales: si quieres conseguir una estética vintage perfecta, no pueden faltar la madera, el mimbre y la forja, tanto de manera individual como combinados en cualquier pieza o mueble.
  • Paredes: no cabe duda de que la mejor opción para las paredes en la decoración vintage es el papel pintado, que nos permite jugar muchísimo y elegir entre una amplia gama de posibilidades. Elige estampados florales, de rayas o barrocos, o incluso combina el papel con la pintura para darle una personalidad más especial a la pared.
  • Textiles: forman parte muy activa en la decoración vintage, tanto cojines como cortinas o alfombras. No hay que excederse poniendo demasiados, pero sí darle un toque personal a la estancia con los que consideres necesarios.

Claves de la decoración nórdica

Conociendo ya todas las claves de la decoración vintage, es muy importante tener muy claros también los conceptos de la nórdica, así que vamos a repasarlos. De todas formas, puedes encontrar un artículo muy completo sobre sus las claves de la decoración nórdica. 

  • Iluminación: en un ambiente nórdico es indispensable que la iluminación sea muy buena, no importa si es natural o artificial. Utiliza elementos que potencien la luminosidad y huye de colores muy fuertes y oscuros que la minimicen, especialmente en las cortinas.
  • Mobiliario: este estilo busca una decoración muy práctica, casi rozando el minimalismo. Tiene que ser muebles ligeros y de líneas rectas, con diseños sencillos y que te resulten cómodos y funcionales. Los muebles modulares tienen mucho éxito ya que no cabe duda de que son muy prácticos y de gran ayuda.
Decoración vintage
Fuente: Interiores Nórdicos
  • Materiales: por suerte, comparte con la decoración vintage la característica de utilizar la madera como material principal, tanto en solitario como combinada con otros materiales. Se utilizan mucho también metal y mármol.
  • Textiles: las fibras naturales son las más recomendables, como algodón o lino, tanto para cortinas como mantas, por ejemplo. Además, las mantas son un complemento indispensable en invierno, incluso solamente para decorar el sofá si es que no la utilizas.
  • Colores: en este punto coincide también con lo vintage, ya que triunfa el blanco por encima de todo, sin duda el mejor para potenciar la iluminación. Además, es perfecto si la estancia es pequeña porque conseguirás que parezca mucho más amplia. Es recomendable tener algunas pinceladas de otros colores para darle más vida al ambiente, como grises, cobre, dorado o cualquier otro color metálico.
  • Decoración: en cuanto a los elementos decorativos, las plantas son imprescindibles en cualquier estancia nórdica que se precie. También las velas, especialmente durante el invierno, ya que la falta de luz en los países nórdicos en esa época del año hace que las velas, candelabros y faroles se conviertan en un básico que además encaja en cualquier ambiente.
  • Limpieza: otro aspecto muy importante a tener en cuenta es la limpieza del estilo nórdico, aunque en realidad debemos procurar que todo esté siempre limpio, sea del estilo que sea.
  • Personalidad: el nórdico es un estilo con mucha personalidad ya que combina las características más importantes de quienes viven en esos países. Por ejemplo, los finlandeses son minimalistas y muy limpios; los suecos románticos y acogedores; los daneses, más industriales; mientras que los noruegos buscan la practicidad por encima de todo.

Teniendo claras todas las pautas, estoy segura que combinando un poco de aquí y de allá conseguirás una mezcla de estilos increíble con la decoración vintage y nórdica. ¿Cómo los combinarías tú?

Dejar respuesta