La combinación de estilos triunfa en el mundo de la decoración gracias a conseguir sacar lo mejor de cada uno para darle un ambiente único y muy personal a cada espacio. A nivel personal, el estilo rústico es uno de los que más me gustan, y hoy me gustaría darte unas cuantas recomendaciones para combinarlo con el nórdico.

Estilo rústico
Fuente: Facilisimo

Antes de realizar cualquier cambio en la decoración de tu hogar, especialmente cuando se trata de cambiar estilos, debes analizar bien los pros y contras de cada uno. Además, es también muy importante que tengas en cuenta cómo va a quedar para saber si son los resultados que estás buscando.

Espacios de estilo rústico y nórdico

Para lograr un espacio perfecto que combine el estilo rústico con el nórdico, lo que podría llamarse también rústico escandinavo, puedes empezar por tener el mobiliario rústico. Es más recomendable que sea de ese estilo ya que aporta mucha más personalidad que los de líneas nórdicas, y se convertirá en el gran protagonista de la decoración.

En cuanto a los materiales para textiles como cortinas, alfombras, cojines, fundas nórdicas, etc., lo mejor es utilizar naturales: fibras vegetales, lino y algodón. En el caso de los muebles, no cabe duda de que la madera es el que mejor encaja en cualquiera de los dos estilos, tanto el rústico como el nórdico.

Estilo rústico
Fuente: Nordic Treats

En lo que al color respecta, ambos estilos se destacan por los tonos neutros, pero conviene darle un toque de color para no caer en la monotonía ni en los ambientes sosos y sin vida. Para aportar colorido, no cabe duda de que la mejor manera de hacerlo es con textiles, pero también puedes hacerlo con un cuadro, un mueble auxiliar, algún elemento decorativo…

En cuanto a la decoración para esta genial mezcla de estilos, debes centrarte en diseños que estén relacionados con la naturaleza, flores o farolillos. Que sea en pequeñas dosis para no sobrecargar el ambiente.

Claves del estilo rústico

Materiales

Es importante que tengas en cuenta que el principal objetivo del estilo rústico es lograr ambientes naturales y tradicionales que inviten a la familiaridad y la relajación, y para ello nada mejor que la madera y cualquier otro material natural. Piedra, barro y fibras completan un equipo de lujo que encaja a la perfección en cualquier estancia. En cuanto a los textiles, se llevan la palma algodón, lana, lino e hilo.

Colores

Todos sabemos que los colores juegan un papel fundamental cuando hablamos de decoración, y más aún de darle personalidad y estilo a una estancia. Para espacios rústicos, los tonos tierra, verdes y cálidos son la mejor opción, tanto por separado como combinados. Utilízalos en paredes y elementos decorativos.

Mobiliario

Estilo rústico
Fuente: Nordic Treats

Sabiendo ya que debemos optar por muebles de madera, su estética debe ser artesanal, con gran tamaño. Lo ideal es que tengan también un aire desgastado, como si tuvieran ya una importante historia detrás.

Elementos decorativos

No pueden faltar los elementos decorativos, especialmente cuadros y fotografías. Son importantes también las plantas, centros de mesa, flores, macetas, fruteros… y lo mejor es que se utilicen recipientes en los materiales antes mencionados: madera, piedra o barro, principalmente.

Claves del estilo nórdico

En cuanto al estilo nórdico, varias veces hemos hablado en Decoración Sueca de sus claves y cómo sacarle el máximo partido. Así pues, aparte de recomendarte este completo artículo sobre decoración nórdica, resumiré los puntos más importantes:

  • Colores: se destaca por centrarse en tonos claros y neutros, como el blanco, beige, vainilla…
  • Iluminación: debes potenciar al máximo la luz, tanto la natural como la artificial. Juega con espejos y colores para conseguir tu objetivo y que la estancia parezca más grande y más luminosa.
  • Decoración: es un estilo que busca la practicidad, sin sobrecargar ambientes ni acumular elementos que no se utilizan. Decora con lo que necesitas y realmente encuentras útil para estar ahí.
  • Materiales: aquí coincide con el estilo rústico, ya que el más utilizado es también la madera, indispensable en los muebles. También destaca por el uso de fibras naturales, así que en este sentido son dos estilos que encajan a la perfección.
  • Elementos decorativos: si el rústico utiliza flores y plantas, el nórdico recomienda el uso de jarrones, así que tenemos otro punto en el que la combinación de ambos será perfecta.

Si analizas bien las claves de ambos estilos, estoy segura de que conseguirás un ambiente fantástico en cualquier estancia. Échale imaginación y apuesta por los elementos más importantes de cada estilo, ¡el éxito está asegurado!

¿Qué te parece esta mezcla? ¿En qué estancia de tu hogar la aplicarías? ¿Cuál es tu combinación de estilos preferida? No lo dudes y ¡comparte tus trucos de decoración y opiniones con nosotros!

Dejar respuesta