Pérgolas bioclimáticas, ¿en qué fijarse a la hora de elegirla?

Poco a poco nos vamos aproximando al verano, una estación que muchas personas tienen marcada en su calendario para poder hacer más vida en su patio o jardín. Pero para ello, es necesario que lo tengamos bien adaptado, con los elementos necesarios para conseguir una mayor comodidad. Mesas, sillas o tumbonas son elementos importantes y muy necesarios, pero si queremos aprovechar al máximo esta zona de la casa, no podemos olvidarnos de otro elemento que resulta de gran importancia, como son las pérgolas.

Dentro del sector de las pérgolas, nos podemos encontrar una amplia gama entre las que elegir, pero en los últimos años, las pérgolas bioclimáticas están adquiriendo un gran peso por los muchos beneficios que ofrecen. Lo cierto es que se trata de una apuesta muy interesantes ya que este tipo de pérgolas ofrecen la posibilidad de regular la temperatura de la zona gracias a sus lamas orientables. Además de regular la temperatura, también permiten controlar la luz del sol o el viento, todo ello con la idea de crear una zona lo más confortable posible en cada momento.

En el caso de que tengáis en mente en montar una pérgola bioclimática en vuestro patio, jardín o cualquier otra zona exterior, es interesante tener en cuenta algunos aspectos para acertar con nuestra elección.

Elección de la zona donde se instalará

Las pérgolas bioclimáticas tienen la ventaja de que pueden instalarse en diferentes espacios, pero es necesario elegir su ubicación y su tamaño ya que, dependiendo de su este, el precio variará. En el caso de un patio o jardín muy grande, lo más recomendable es delimitar la zona donde queremos ubicarla. Pensad que será una zona donde pasaréis mucho tiempo, por lo que es importante que cuente con una comunicación fácil con el resto de la vivienda.

Diseño que tendrá la pérgola

No hay duda de que el diseño es otro de los aspectos importantes a la hora de adquirir una de ellas. En este sentido, lo más recomendable es ponerse en manos de expertos que nos puedan orientar en nuestras necesidades. Por ejemplo Concept Alu, el instalador de pérgolas bioclimáticas que cuenta con una larga experiencia dentro de este sector.

Elección del material

Si lo que buscamos es una pérgola bioclimática de calidad y que dure en el tiempo, deberíamos apostar por el aluminio. Se trata de un material muy resistente y que ofrece un sencillo mantenimiento, además de ser muy ligero. Como suele ser habitual, dentro del aluminio nos podemos encontrar diferentes tipos. Nosotros recomendamos que apostéis por uno de máxima calidad. Pensad que la pérgola estará en el exterior y que tendrá que hacer frente a cualquier tipo de inclemencia climatológica.

Uso que se le vaya a dar

También es importante tener claro el uso que le vayamos a dar, ya que de ese uso dependerá su ubicación, tamaño y diseño. Por ejemplo, si queremos crear un cenador adosado a la casa, no sería necesario que esta pérgola fuera muy grande. También está la opción de delimitar una terraza donde instalar un salón en el jardín, en este caso si que sería necesario una pérgola algo más grande.

Una pérgola bioclimática también puede ser perfecta para diseñar una cocina exterior. Con las lamas cerradas se protegerán los electrodomésticos y los muebles, mientras que cuando se vaya a cocinar, solo deberemos abrir la cubierta.

No hay duda de que las pérgolas bioclimáticas han llegado para quedarse. Como hemos comentado, son muchos los beneficios que ofrecen, además de ser muy cómodas de utilizar. No lo dudes y apuesta por este tipo de pérgolas. Seguro que acabarás encantado con ellas.

Ir arriba