Las mamis que tienes bebé saben perfectamente que es necesario -o al menos sería muy cómodo- tener una pequeña cama fácilmente manipulable y transportable para su bebé. Y es que a veces es necesario tener a los pequeños más cerca, otras veces sencillamente hay que hacer malabares para que los pequeños se queden dormidos… Es por ello que una pequeña cama que se pueda llevar de una lado a otro en función de las necesidades de cada día y del propio bebé es toda una ventaja.

Si estás en una situación similar pero no en condiciones de invertir demasiado dinero en una pequeña cama extra, aquí tienes una idea práctica que te puede sacar de más de un apuro:

SKUBB

Sí, es una casa, pero realmente lo que era antes es una bolsa de almacenaje modelo SKUBB. Para convertirlo en una cómoda cama para bebé sólo hay que poner una pequeña y cómoda base que sirva de colchón, unas sábanas bonitas y bien calentitas, una pequeña almohada y si se desea algunos cojines también.

Sólo se debe tener en cuenta que no es una cama segura debido a la altura, es perfecta para esos momentos en los que el pequeño/a está cansado y no tiene su cuna o cama cerca o para esas noches en las que se empeña dormir con los papás, pero mientras los bebés estén en esta cama hay que mantenerlos siempre vigilados.

¿Te parece útil esta idea?

Dejar respuesta