Son muchas las manchas a las que nos tenemos que enfrentar a lo largo del día, algunas de ellas fácil de eliminar y otras muy complicadas. Dentro de estas últimas están las de tomate. Acabar con ellas no es tarea sencilla pero por suerte, podemos aplicar algunos consejos y trucos para quitar manchas de tomate de todo tipo de tejidos, ya sea las fundas del sofá, el algodón de un jersey o de nuestros pantalones vaqueros. Si no sabes cómo quitar manchas de tomate, sigue leyendo porque os mostramos algunos métodos muy efectivos.

Limpiar tejido acrílico, nailon o poliéster

En el caso de manchar con tomate este tipo de tejido, lo primero que deberemos hacer será quitar el tomate lo más rápido posible para evitar que penetre en él. Para ello, podemos utilizar una toallita húmeda o un papel de cocina absorbente. A continuación, aplicaremos jugos de limón a la mancha frotando directamente. En el caso de que la tela sea blanca, el zumo de limón lo podemos sustituir por vinagre blanco o agua oxigenada.

El siguiente paso sería utilizar un quitamanchas, como KH7 Sin Manchas, dejando que actúe sobre la mancha durante 15 minutos. Se trata de un producto que ofrece máxima eficiencia contra las manchas en cualquier tejido debido a su compleja fórmula, además de ser muy cómodo de utilizar gracias a su pulverizador y ser respetuoso con todo tipo de tejidos.

Una vez que haya pasado ese tiempo, deberemos enjuagar la tela en agua fría frotando sobre la mancha dejándola secar. Una vez seca, la mancha debería haber desaparecido.

Quitar manchas de tomate recién hechas

Lo primero que deberemos hacer, será retirar el tomate de la ropa lo más rápido posible. Una vez quitado el tomate, pondremos la prenda manchada bajo el chorro de agua fría del grifo haciendo que el agua caiga sobre la parte trasera de la mancha. El siguiente paso será añadir un poco de líquido de lavavajillas sobre la mancha frotándola con el dedo desde adentro hacia afuera. Dejaremos actuar este producto durante varios minutos antes de enjuagar en abundante agua fría. El último paso que debemos hacer, será lavar la ropa como lo hacemos de forma habitual. Si vemos que la mancha sigue ahí, podemos aplicar un producto quitamanchas antes de que se seque completamente.

Acabar con una mancha de tomate antigua

Quizás este sea el peor de los casos a los que nos podemos enfrentar ya que una vez que el tomate se reseca, acabar con él puede ser complicado, aunque no imposible.

Lo primero de todo será mojar con agua fría la zona donde se encuentra la mancha de tomate. A continuación, añadiremos unas gotas de lavavajillas no blanqueador sobre la mancha, frotándola con cuidado para asegurarnos de que no se come el color de la prenda. Cuando hayamos repartido le lavavajillas por toda la mancha, cogeremos un cubito de hielo y lo restregaremos sobre la mancha hasta que veamos que esta va desapareciendo. Cuando esto ocurra, cogeremos una esponja remojada en vinagre y le daremos unos toques. Por último, la lavaremos de forma habitual y la dejaremos secar al sol.

Seguro que vosotros también tenéis vuestros propios trucos caseros para quitar manchas de tomate, si es así, os animamos a que los compartáis con todos nosotros. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta