¿No acabas de encontrar los recipientes adecuados para tus plantas? Escoger las macetas puede convertirse en una auténtica odisea debido a la gran variedad que puedes encontrar en el mercado. A continuación te mostramos una guía básica de los tipos de macetas para que tus plantas y flores resplandezcan.

¿Qué tipos de macetas hay?

Fuente: greenhome

Las macetas son recipientes donde cultivar tus plantas favoritas si no dispones de un jardín o pequeño huerto. Existe una gran variedad de diseños, formas, materiales y colores. Hay que asegurar que tengan los recipientes adecuados para que crezcan sanas. La elección del tipo de recipiente que elijas, el tamaño, el material y el drenaje es importante. Además tendrá unos efectos considerables en el desarrollo de las plantas.

Tal vez te interese leer: Cómo aprovechar al máximo un jardín pequeño.

Materiales para macetas: barro

Fuente: pinterest

Existe una norma general «cualquier maceta para exterior puede ser válida» pero en cambio para los espacios interiores no.

Entre los tipos de macetas que puedes elegir, los recipientes de barro se pueden colocar tanto en interiores como en exteriores. Es un material que se ha utilizado desde la antigüedad tanto como menaje de cocina como para cultivar plantas en su interior. Los árabes fueron los primeros en utilizarlo, gracias al drenaje de la parte inferior de las macetas de barro.

Fuente: espores

El barro tiene una condiciones adecuadas para la conservación de las plantas, ya que consigue mantener la humedad de la tierra. De esta manera respiran y se desarrolla en buenas condiciones. Un inconveniente de este material es que es pesado y frágil. Al ser poroso necesita una mayor frecuencia de riego para mantener la tierra húmeda.

Macetas de plástico

Fuente: macetas

Las macetas de este material son recomendables para los espacios interiores. Al no ser un material poroso se mantiene muy bien la humedad y por eso no necesita tanta frecuencia de riego. Debes comprobar que en su base tenga los orificios necesarios para un buen drenaje que evita el encharcamiento.

Recipientes y macetas de cerámica


Fuente: fleursetcouleurs

Este material mantiene bien la humedad. En cambio son pesadas y delicadas. Pueden romperse o quebrarse en el exterior en las épocas de frío.

Macetas de piedra y granito

Fuente: el blog de la tabla

Son ideales para los espacios exteriores, ya que son materiales resistentes a la intemperie y duraderos. Al no ser porosos conservan bien la humedad de la tierra. Es uno de los tipos de macetas que son recomendables para plantas de gran tamaño y para jardineras.

Macetas de madera

Fuente: pinterest

Las macetas de madera son ideales para decorar el jardín o terraza. Es conveniente aplicar un barniz apropiado para impermeabilizarlas. Al ser un material resistente a las heladas conserva muy bien la humedad.

Macetas de fibras naturales

Fuente: pinterest

Apuesta por el mimbre, la rafia, caña o bambú para dar un toque natural a tu hogar. Existen modelos forrados de plástico en el interior para que no se estropee con el contacto con el agua.

Fuente: nortene

Existe en el mercado unas macetas biodegradables que están realizadas con fibras vegetales. Se pueden utilizar en la terraza o jardín. Son modelos ecológicos que respetan y protegen el medio ambiente. Además son recomendables para una agricultura sostenible y ecológica.

Saber escoger el tamaño de las macetas

Fuente: cdeco

Las dimensiones de las macetas es importante. El diámetro o anchura y su altura o profundidad, serán determinantes para que las plantas y flores se sientas cómodas y se desarrollen bien. Si la maceta es pequeña, las raíces no crecerán adecuadamente y puede que se peguen a los orificios de la parte inferior. Por el contrario si la maceta es excesivamente grande, el exceso de tierra puede producir que el riego no llegue bien a toda la planta.

Hay que tener en cuenta que las macetas son las bases de la plantas, deben sostener su peso y altura. A medida que la planta crezca habrá que transplantarla a un recipiente más grande que el anterior (como mínimo 2 cm)

Fuente: pinterest

Los cactus, plantas crasas y bonsáis necesitas tipos de macetas especiales: con poca profundidad para que las raíces puede desarrollarse y extenderse.

Macetas con autorriego

Fuente: ikea

Ofrecen muchas ventajas las macetas de autorriego. Entre las que destacan la autonomía que tiene la planta para absorber el agua gracia al depósito que tiene el recipiente en la parte inferior. Esto consigue que la tierra tenga una humedad constante. Normalmente son modelos de plástico que incorporan un pequeños depósitos que permite la planta se autoabastezca mediante unos tubos de absorción.

Las plantas de interior tropicales necesitan una mayor grado de humedad por lo que necesitarán platos de plástico o barro para mantenerla.

Fuente: lechuza

Para las plantas colgantes y trepadoras (helechos, potos, cintas, hidras, etc.) necesitarán tipos de macetas específicas con soportes y guías. Existen modelos con el sistema de autorriego.

Puede interesarte leer: Cómo hacer un jardín vertical paso a paso.

¿Qué te ha parecido esta guía básica de los tipos de macetas que puedes encontrar en el mercado? ¿Tienes clara tu elección? Espero que te sirva de ayuda para escoger las que mejor se adapten a tus necesidades y gustos.

Dejar respuesta