Ventajas de los suelos vinílicos para la cocina

Los suelos vinílicos son una gran solución para renovar el pavimento de la cocina sin obras y con la mínima inversión. Es un material que ha evolucionado mucho consiguiendo acabados resistentes y duraderos. A continuación te mostramos todas las ventajas de apostar por los suelos vinílicos para dar un aire nuevo a la cocina.

¿Qué son los suelos vinílicos?

ventajas de los suelos vinilicos para la cocina 1

El origen de los suelos vinílicos surgió en los años 50, pero no fue hasta los 70 cuando se popularizaron. En sus inicios se consideraba un pavimento de bajo nivel, sin embargo, han evolucionado mucho tanto en su resistencia, formato y estética.

Están fabricados a partir del policloruro de vinilo que es más popular por su abreviatura PVC. Existen dos tipos de suelos vinílicos: flexibles y los rígidos.

Hay que diferenciar el sistema de instalación en los suelos flexibles. Encolados, que es la manera económica y básica de comprarlo. Se venden en rollos de varios metros de largo y ancho. Son los más adecuados para estancias que los que no hay que hacer casi ningún recorte. Sistema clic. Este sistema es muy sencillo de colocar sobre el suelo existente.

Los suelos rígidos son de nueva generación. Su instalación es flotante y con sistema tipo clic entre piezas. Este sistema permite una rápida instalación. Ofrece un acabado y textura muy natural Puedes encontrar modelos que imitan a materiales naturales como la madera o la piedra que son perfectos para cocinas de estilo rústico o cocinas de estilo vintage.

Ventajas de los suelos vinílicos

ventajas de los suelos vinilicos para la cocina 3

Los suelos vinílicos son cálidos, impermeables resistentes al desgaste y silenciosos al caminar sobre ellos.

Las diversas capas que componen su estructura aportan resistencia y durabilidad. Gracia a su capa superior protectora de alto rendimiento no deja que la suciedad penetre en el suelo. Se limpia fácilmente y la mayoría de mancha se pueden eliminar con agua y jabón neutro.

Ofrecen una gran resistencia al agua y a la humedad, por lo que son recomendables para la cocina y el baño.

Reducción de los ruidos. Este tipo de suelo al ser flexibles debido a su elasticidad amortiguan el ruido de los pasos y proporcionan una agradable sensación al caminar sobre ellos.

ventajas de los suelos vinilicos para la cocina 4

Otra cualidad de esto suelos es que son resistentes a los impactos, por lo que protege el suelo de los golpes.

Son agradables al tacto. Se diferencia de los suelos laminados que son fríos al taco, mientras que los vinílicos ofrecen un tacto cálido y suave.

Es un material higiénico, ya que son antibacterianos, antiestáticos y algunos modelos tienen un tratamiento antideslizante.

Existen en el mercado una gran variedad de modelos que pueden imitar cualquier material desde la madera, hormigón, piedra, etc. Siendo más económicos que los materiales reales.

Facilidad de limpieza y mantenimiento. Solo será necesario un paño o fregona ligeramente húmeda con agua jabonosa y luego dejar cerca el suelo al aire.

Baldosas vinílicas

ventajas de los suelos vinilicos para la cocina 2

Las baldosas vinílicas son como los suelos vinílicos de PVC de alta calidez mezclado con polvo de caliza. Son resistentes, cuentan con propiedades aislantes acústicas y térmicas, fáciles de instalar y adecuadas para zonas húmedas como la cocina y el baño.

Una ventaja destacable es que se pueden colocar tanto en el suelo como en las paredes sobre el revestimiento existente y con una mínima inversión. Son perfecto para renovar el salpicadero de la cocina. Solo es necesario que la superficie este limpia y nivelada.

Las baldosas de vinilo para pared son autoadhesivas por lo que se puede pegar directamente sobre la pared. Se comercializan en rollos y se puede cortar según te convenga. Por otro lado las losetas de PVC se instalan por machihembrado, encajando las piezas entres si tras haber aplicado un adhesivo.

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir suelos vinílicos

ventajas de los suelos vinilicos para la cocina 6

A la hora de escoger los suelos vinílicos para la cocina debes tener en cuenta algunos factores. Es importante elegir el acabado adecuado (madera, mármol, baldosas hidráulicas) que vaya con la estética de tu cocina y estilo decorativo.

Otra factor a tener en cuenta es la resistencia al desgate, ya que la cocina es una estancia que desgata por su uso diario. Hay que limpiar las manchas cuanto antes sobre todo si son de aceite, vinagre o limón, ya que pueden decolorar el suelo.

Para mantener en buen estado el suelo durante mucho tiempo hay que evitar arrastrar objetos pesados. Si con el tiempo pierde el brillo y se muestra apagado, aplica una cera acrílica específica para este tipo de suelos para devolverles el brillo original.

El grosos es fundamental ya que la resistencia la desgaste y al transito tiene relación directa con el grosor de las piezas. Los más adecuados para la cocina y resistentes son los que miden 0,55 mm de grosor. Deberás rebajar la puerta de la cocina para que no roce con el suelo vinílico, también hay que regular las patas de los armarios.

Los suelos vinílicos son una excelente opción para renovar el suelo de la cocina sin obras, con una instalación sencilla y rápida, con una mínima inversión.

Ir arriba